Embarazo

 

Los estudios de seguimiento no han demostrado ningún tipo de relación entre embarazo o número de embarazos y evolución a largo plazo de la enfermedad. Por lo que tanto se puede decir que la gestación no empeora el curso de la enfermedad.

El embarazo puede aumentar algunos de los síntomas ya existentes como por ejemplo la fatiga, el aumento de frecuencia miccional, el estreñimiento, etc. que el embarazo ya de por sí puede producir estas manifestaciones.

EmbarazoAdemás se ha comprobado que el embarazo es una «medida de protección» para la aparición de brotes (que podría tener una explicación inmunológica). En el post-parto podría existir un aumento de riesgo de aparición de brotes que es cuando el neonato precisaría una serie de estímulos y cuidados. Por ello y en tal caso sería necesario el soporte familiar.

 

 

http://www.esclerosismultiple.com./