¿SABÍAS DE LOS EFECTOS DEL CALOR EN LA EM ?

 

Ya estamos viviendo el verano y aunque empezó un poco tarde este año, todo parece indicar que igual nos dejará su estela calurosa. Aunque hay quienes no sienten los efectos del calor como negativos, es más, disfrutan alegremente al ir a la playa y exponiéndose al sol, sí hay quienes padecemos de verdad con la estación veraniega.

Ya hemos mencionado que en quienes tenemos EM es posible que experimentemos, con el calor, un aumento de nuestros síntomas como consecuencia de la mayor temperatura que se produce en nuestro cuerpo.

 

De acuerdo a un estudio realizado por el “Centro de Enfermedades Neurológicas” y el “Centro MS Rocky Mountain” de Esclerosis Múltiple en Colorado, de un 60 a un 80% de las personas con EM el aumento en la temperatura corporal redunda en el empeoramiento de síntomas como la fatiga. Los investigadores creen que particularmente en quienes tenemos EM nuestros síntomas empeoran porque el incremento de la temperatura interfiere con la conducción fluida de los impulsos nerviosos por aquellas zonas ya afectadas.

Los síntomas asociados con el sobrecalentamiento o estrés hipertérmico no se limitan sólo a la fatiga, también se producen problemas de equilibrio, trastornos cognitivos, problemas con el control de la vejiga e intestinos, así mismo, dificultades para hablar con claridad y ver. Es muy común que sintamos algunas secuelas “viejas” como consecuencia del calor, además de tener todo el tiempo la sensación de estar alertargados, como con las baterías bajas para realizar nuestras actividades cotidianas. Utilizar métodos para mantenerse fresco ayuda a que la conducción de los impulsos nerviosos fluyan con facilidad y disminuyan los síntomas ya mencionados.

Sin embargo, hay otras consideraciones que debemos tener en cuenta frente a la sensibilidad del calor, fiebre; que pueden elevar nuestra temperatura corporal; una intensidad inadecuada del ejercicio en espacios muy cerrados o por el contrario bajo el sol, un ambiente de interior caliente (como por ejemplo, estar trabajando en una cocina), pueden empeorar nuestros síntomas.

Cuando se dañan la mielina y los axones, los impulsos nerviosos se ven alterados y se producen como "cortocircuitos" antes que éstos puedan terminar su viaje. La variedad de síntomas que pueden darse como consecuencia de los “cortocircuitos” pueden incluir desde dificultades con la visión hasta problemas con el movimiento y el equilibrio. Muchas personas con EM pueden experimentar solamente algunos; otras, experimentan un número mayor de síntomas; pocas, pueden no tener ningún problema.

Para la mayoría de quienes sí padecemos por consecuencia del calor es importante saber que la mayor parte de las veces los síntomas son temporales, particularmente en los primeros años que siguen al diagnóstico inicial. Los estudios sobre mantenerse fresco y la esclerosis múltiple han demostrado que los nervios con daño en la mielina son más sensibles a los cambios de la temperatura. Los investigadores han podido establecer que una subida de la temperatura corporal puede causar una falla en la transmisión eficaz de las señales del cerebro al cuerpo (conducción del nervio) y, en cambio, que una reducción en la temperatura puede permitir que las señales sean conducidas a través del nervio dañado con mayor fluidez.

La idea de mantenerse frescos para aliviar alguno de los síntomas de la EM no es nueva. Varios programas de investigación se llevaron a cabo durante los años cincuenta; estos estudios parecían verificar la teoría que refrescar el cuerpo podía proporcionar la mejoría temporal de los síntomas para la gente con EM.

Según la Sociedad Nacional de la Esclerosis Múltiple (NMSS), las personas con EM pueden experimentar un empeoramiento temporal de sus síntomas cuando el tiempo es muy caliente o húmedo; esto sucede, porque un alza de la temperatura del cuerpo deteriora la capacidad de conducción de los impulsos nerviosos. Es importante saber que estos síntomas o malestares pueden desaparecer en la medida en que el cuerpo vuelva a su temperatura normal.

Si persisten los síntomas, después de que hayas tratado de protegerte del calor y procures mantenerte fresco, es recomendable que consultes con tu médico para descartar otras posibles causas de tus malestares como una infección o una exacerbación.

Es necesario que identifiques cuáles son los factores que te hacen sentir con más intensidad el calor y así evitarlos.

Se recomienda el uso de ventiladores o aire acondicionado en los lugares donde sueles pasar más tiempo. Existen, incluso, ventiladores pequeños que utilizan baterías que puedes llevar contigo a donde vayas.

Bañarte con agua fría o refrescarte dos o más veces al día con duchas te ayudará a bajar la temperatura de tu cuerpo. También puedes usar una toalla de papel fresca en tu frente y tu cuello. Otros lugares del cuerpo que puedes enfriar con estos paños son las muñecas, úsalos de 3 a 5 minutos, ¡sentirás la diferencia!

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Si haces ejercicios y sientes que con el calor no tienes fuerza y que, además, terminas agotado o sintiéndote mal, es posible que esas sensaciones sean producto del calor en tu cuerpo, por eso es recomendable, para mantenerte fresco durante tu rutina normal de ejercicios, que evites los ambientes recalentados como cuartos húmedos y piscinas temperadas. Evita desarrollar tus actividades al aire libre a partir de las diez de la mañana; es mejor que las hagas muy temprano o después de las cuatro de la tarde, cuando el exterior está más fresco. Después de los ejercicios, empápate en una tina con agua fresca o date un duchazo, te ayudará a disminuir tu temperatura corporal.

Ten siempre a mano una cantimplora que conserve el agua fresca o líquidos fríos, así puedes tomarlos en cualquier momento. Hay personas que sienten, especialmente, malestar cuando tienen los pies calientes (como yo, por ejemplo). Para evitarlo usa zapatos ligeros o sandalias; con tus pies aireados puedes mantener fresco el resto de tu cuerpo. Existe en el mercado una bolsa especial que puedes poner en la refrigeradora manteniendo el líquido de su interior frío. Haz uso de ella poniéndotela en la cabeza, el cuello e incluso en la espalda por unos minutos.

También puedes hacer uso de la botella tipo aerosol que llena de agua puedes rociar ésta en la cara y nuca. La ropa que utilices debe ser ligera y de preferencia de colores claros, recuerda que los colores oscuros absorben los rayos del sol; mientras que el blanco y el color claro reflejan los rayos ultravioletas, dando la sensación del refrigerador abierto.

Evita o reduce al mínimo el uso de tinas y de saunas calientes, éstas aumentarán la temperatura de tu cuerpo. No planees actividades al aire libre en horas punta de calor máximo, entre las doce del mediodía y tres de la tarde.

Cada persona con esclerosis múltiple es única. En realidad es más apropiado decir que cada persona es única y tu respuesta al calor y el manejo de tus síntomas requieren de un acercamiento único también. Tengo una amiga que aun en el verano duerme con medias y cubrecama. Para ella el verano es bienvenido, significa alegría, luz. Para mí también pero el invierno es mejor. Prefiero mil veces sentir frío. En todo caso me abrigo y ¡listo¡. Con el calor me vuelvo muy remolona y tengo más pereza que nunca. El calor entorpece mis movimientos y me da la sensación de estar cansada todo el tiempo.

Por eso, amigos, todas las reglas tienen sus excepciones. Todos somos distintos y eso es lo interesante del ser humano: que no hay dos personas iguales y menos, todavía, dos personas iguales con EM.

---------------------------

- Traducido y adaptado de: Holland, N; Murria, T; Reingold,S. “Multiple Sclerosis: A Guide for the Newley Diagnosed” USA. 2007.

- Traducido y adaptado: Schapiro, R. “Managing the Symptoms of multiple Sclerosis”. USA. 2007.

- Adaptado de: “Esclerosis Múltiple: Esperanza en la Investigacion". Institute of Health Matinal. USA. 2007 Revisado.

- Traducido y adaptado de: Blackstone,M. “The first year. Multiple Sclerosis” USA. 2003.

 

 http://www.esclerosismultipleperu.org/consejospract02.htm